Llevan alimentos y esperanza a los menos afortunados en Día de Acción de Gracias

Llevan alimentos y esperanza a los menos afortunados en Día de Acción de Gracias
Campesinos de Plant City, la mayoría mujeres, reciben un almuerzo de Día de Acción de Gracias.
Foto: Cortesía

Organizaciones e individuos realizaron eventos del Día de Acción de Gracias para dar a la comunidad un poco de lo que “por gracia fue concedido”, dicen los voluntarios. Algunos fueron con los trabajadores agrícolas a los campos de Florida y les llevaron comida caliente para hacerles pasar un rato ameno después de una jornada pesada. Otros entregaron alimentos y ropa abrigadora a indigentes que viven en las calles de Orlando para que enfrenten los fríos que se avecinan.

Por un lado, Colectivo Árbol organizó un almuerzo de Acción de Gracias para los campesinos de Plant City. Con esta organización de base comunitaria viajó un grupo de voluntarios como la puertorriqueña Lisandra Guzmán de la Lechonera El Jibarito de Kissimmee, quien proveyó más de 150 platos de comida caliente para los trabajadores de la agricultura, que se tomaron un momento de descanso de su ardua labor para probar platos de arroz con gandules y pollo guisado.

El grupo hizo un viaje de dos horas desde el área de Orlando por la Interestatal 4 cerca de Tampa, donde se encuentra la granja El Capullo, como le llaman a la parcela contratada, donde los trabajadores se dedican a recoger varias cosechas como el chile, el pimiento y la fresa, que es la especialidad de esta tierra reconocida por sus grandes producciones de este fruto.

Las famosas fresas son cosechadas con la mano de obra de cientos de trabajadores agrícolas, en su mayoría mujeres y muchas madres solteras. Son de las pocas trabajadoras que quedan después de intentos de combatir la inmigración ilegal, tanto a nivel estatal como federal, y también por el trabajo físico y duro que implica trabajar en el campo. Las granjas deben anunciar primero los empleos a los trabajadores estadounidenses. Pero ningún productor en el estado de Florida obtiene respuesta a sus anuncios.

Por eso quienes hacen el trabajo son los inmigrantes que forman equipos de recolección de fresa que requieren velocidad, destreza y resistencia. La mayoría de los trabajadores son nacidos en México y se han especializado en escoger la fresa adecuadamente y lo suficientemente rápido como para ganar un salario digno.

Isaret Jeffers, de Colectivo Árbol, les pregunta: “¿Por qué desechan esta fruta si se ve buena?”. Pero es que los recolectores deben identificar cada fruto al pasar las manos, lo que evita dañar la fruta, y no todas las frutas tienen la calidad que se requiere.

También el cónsul Juan Sabines Guerrero atendió a cada uno de los campesinos para darles asesoría en cuanto a trámites de documentos y sus derechos como mexicanos.

“Traemos un poco de alivio a estos trabajadores que hacen el trabajo que otros no quieren hacer y sin ellos no tendríamos alimentos en nuestra mesa así que esta comida es un poco de agradecimiento a ellos”, comentó a La Prensa Jeffers, quien al día siguiente viajó a Lake Placid a otro lugar de campesinos donde les proveyó servicio médico gratuito y se enteró de que los trabajadores sufren de mucha falta de acceso a servicio de salud.

En otro lado, específicamente en la ciudad de Orlando, Harry Pecunia –conocido por su filantropía– se instaló en las afueras de la alcaldía de Orlando. Él se encargó de alimentar a las personas que no tienen la fortuna de contar con un lugar donde de vivir. Pecunia está al pendiente de ayudar cuando es necesario. Por ejemplo, el martes a dos días del Día de Acción de Gracias ayudó a alimentar a más de 350 indigentes que se la pasan en el centro de Orlando.

New Vision Ministry’s entregó cenas de Acción de Gracias a personas sin hogar en Orlando. (Roxana de la Riva / La Prensa)

“Siempre que uno puede ayudar a alguien hay que aprovechar esa oportunidad”, dijo el filántropo hispano durante la cena frente a la Alcaldía y donde repartió comida, ropa y realizó oraciones por las almas acongojadas de los “sin techo”. A pesar del frío, los voluntarios comenzaron antes de las 5 pm. Llegaron e instalaron las mesas para comenzar a repartir la comida caliente y entregar ropa de invierno para los indigentes y así cumplieron otro año de ayudar a los necesitados que cada vez son más.

Por su parte, Feed and Fortify llevó a cabo un festival de Acción de Gracias para las familias en necesidad. Este año, en asociación con Boys and Girls Club, más de 40 familias fueron bendecidas con una bolsa de alimentos para la cena de este jueves. Gloria Puerto, fundadora de esta organización, dijo que un 80% de los artículos regalados vinieron de Walmart.

Harry Pecunia, Gus Martinez, Migdalia Pagan y Paloma Martinez realizaron trabajo solidario en la semana de Acción de Gracias. (Roxana de la Riva / La Prensa)

José Luis Dieppa, encargado de entregar las donaciones por parte de Walmart, dijo que esta empresa está comprometida con la comunidad local y en combatir el hambre en muchos niños por medio de un programa que auspició el evento con una donación de $5,000. Además de compras para la época festiva de Acción de Gracias, se regaló la cena, al mismo tiempo que Deliciosas de Puerto Rico donó galletas para endulzar la noche a las familias.

Mientras, Changing Rooms, organización de ayuda caritativa de Gus y Paloma Martínez, entregó más de 1,000 platos de comida, 100 cortes gratuitos de pelo y cientos de camisas, pantalones, vestidos y suéteres para la comunidad necesitada. Esta celebración del Día de Acción de gracias sucedió el sábado 16 de noviembre en el parque Lake Eola de Downtown Orlando.