7 tips para tener una ducha relajante y eliminar las tensiones del cuerpo

Si existe un espacio para relajarte, la ducha es el mejor lugar
7 tips para tener una ducha relajante y eliminar las tensiones del cuerpo
Foto: Shutterstock

Después de una larga jornada, lo que más deseas es relajarte en la ducha. Sin embargo, puede que haya otros factores que no te permitan alcanzar este fin.

Ante esto, los siguientes consejos te ayudarán a tener un baño relajante que aliviará todas las tensiones de tu cuerpo.

1. Olvídate del trabajo y de las demás obligaciones

Evita pensar en los trabajos y deberes pendientes. Concéntrate en la sensación del agua recorriendo de tu piel y desconéctate. Este es el tiempo para dejar que la mente y el cuerpo se relajen y descansen.

2. Masajea tus pies

Durante la ducha, practica movimientos circulares en los pies. Esto aliviará la tensión acumulada y relajará los músculos. También ayudará al flujo de la circulación, lo cual será beneficioso para tus extremidades.

3. Realiza masajes en el cuello

El cuello también acumula mucha tensión, así que procura masajearlo mientras te duchas. Masajea de forma circular, de derecha a izquierda, y luego cambia. Verás cómo sentirás alivio y podrás descansar mucho mejor.

4. Ejercicios de respiración

Levanta los brazos e inhala, y exhala al bajarlos. Este ejercicio te relajará y te ayudará a recuperar la armonía. Realizarlo mientras te duchas, canalizará las energías negativas, y sentirás alivio.

5. Masajea tu cabeza

Luego de que te enjuagues el cabello, aplica un masaje suave en el cuero cabelludo usando las yemas de tus dedos. Este masaje te hará sentir muy relajado.

ducha relajante

Foto: Shutterstock

6. Usa productos que estimulen la relajación

Usa algún jabón exfoliante. También productos cuyo aroma te causen placer y contribuyan a relajarte. Aromas como la menta, el limón o el eucalipto son buenos para sentirte mejor.

7. Realiza estiramientos

Para despojar todo tu cuerpo de esas malas sensaciones, toca la punta de tus pies con la punta de tus dedos. No importa si no los puedes alcanzar. El que realices este ejercicio te servirá para que puedas estirarte y contribuye con el fortalecimiento de tu salud.

No dejes que nada ni nadie invada tu privacidad. Que el momento de la ducha sea solo tuyo para que lo puedas disfrutar plenamente, sentirte bien y disfrutar de tu propio cuerpo.

Fuente: actitudfem.com