El 38% de mexicanos migró o migraría a Estados Unidos; baja rechazo a centroamericanos

El principal motivo sigue siendo económico
El 38% de mexicanos migró o migraría a Estados Unidos; baja rechazo a centroamericanos
El sondeo considera que la relación entre México y EEUU ha mejorado.
Foto: EFE / Getty

El 38 por ciento de mexicanos ha migrado, planea migrar o tiene un familiar que buscará mudarse a los Estados Unidos por motivos económicos, reveló una encuesta realizada por Grupo Reforma y The Morning Dallas News.

El sondeo indica que el 27 por ciento tiene un familiar en esas condiciones, mientras que el 7% dice que él o ella está en dicha situación; en tanto el 4% señala que hay posibilidades de ambos casos en los próximos meses.

La encuesta no especifica si esas personas migrarían legalmente, es decir con una visa de trabajo o al obtener la Residencia Permanente o se arriesgarían a hacerlo como indocumentadas. Tampoco especifica qué porcentaje podría mudarse en los próximos meses.

Sobre los motivos, el sondeo apunta que el 86% migraría a EEUU por razones económicas contra un 4 por ciento que lo haría debido a la inseguridad.

Lo anterior a pesar de las políticas que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador para reducir la inmigración por motivos económicos, como lo estableció desde su campaña, así como en los lineamientos que apuntalan su Plan Integral de Desarrollo para Centroamérica y el sur de México, a fin de reducir la expulsión de ciudadanos por motivos económicos.

El sondeo también refleja una reducción al rechazo de inmigrantes centroamericanos, a quienes la mayoría de los mexicanos (43%) considera personas trabajadoras y honestas; aunado a que menos personas (48%) consideran que esos ciudadanos deberían ser deportados, lo que representa siete puntos porcentuales menos que el sondeo de julio.

Destaca que los mexicanos consideran que ha mejorado la relación de los gobiernos de López Obrador y el presidente Donald Trump, ya que en julio –cuando se hizo un sondeo similar– el 42% consideraba que era muy mala, en comparación con el 33% del reciente ejercicio.

Aunque ambos mandatarios no se han reunido personalmente, han tenido comunicación telefónica constante, sobre todo en momentos clave, como el reciente ataque a la familia LeBarón, cuando el presidente López Obrador prometió a su homólogo estadounidense que se castigaría a los culpables.