Lanzan programa piloto de intervención para sacar a familias hispanas de la pobreza

Lanzan programa piloto de intervención para sacar a familias hispanas de la pobreza
El reverendo José Rodríguez con una voluntaria.
Foto: Cortesía

El Proyecto Azalea es un modelo de intervención para romper el ciclo de pobreza urbana persistente conducido en su programa piloto por SOS by Urbander en colaboración con otras organizaciones sin fines de lucro en Azalea Park, un vecindario de gran población hispana en el este de Orlando. Esta comunidad está batallando para sobrevivir por carecer de un ambiente fértil para prosperar por la falta de apoyo o la intervención directa.

“Las familias pueden florecer”, señaló a La Prensa Samí Haiman-Marrero, presidenta y CEO de Urbander. “El punto es derribar la barrera del acceso a la transportación, buenos trabajos, el dominio del idioma y también capacitación financiera. Estamos empezando con 10 familias. No tenemos más porque se necesitan fondos”, comentó Haiman-Marrero.

Como muchas comunidades desatendidas a lo largo de Estados Unidos, el vecindario de Azalea Park muestra indicadores socioeconómicos que, en comparación a los del resto del estado, indican un alto porcentaje de hispanos que hablan español con dominio del inglés menor a bueno; altos porcentajes de desempleo; un bajo porcentaje en estudios de secundaria, técnicos, licenciaturas; y bajo ingreso por familia.

“Hemos identificado 10 familias en Azalea Park que pueden participar en el programa piloto de intervención para romper el ciclo de pobreza urbana en las comunidades hispanas. Intervendremos con familias que están experimentando dificultades para mejorar su desarrollo de vida productiva. Proveeremos intervención en su casa o en las instalaciones cerca de sus casas. La intervención consiste en invertir y ayudar con recursos para cerrar las brechas que mantienen a las familias lejos del progreso y movilidad”, aseguró Haiman-Marrero.

El programa empezará en enero de 2020 y confían que en un año las personas puedan tener un mejor ingreso con la intervención adecuada. La meta es que los niños puedan estar bien en la escuela, que los ancianos pueden estar más contentos, que los jefes de familia pueden sentirse más tranquilos sin tanto estrés, avanzando en sus carreras, dominando el inglés y ejerciendo una profesión para lo que ellos estudiaron.

Ello mediante programas de inglés conversacional y ocupacional, obtención del diploma de secundaria (GED), entrenamiento, capacitación y colocación en un empleo, cuidado de niños, asistencia de tutoría, literatura financiera, educación de cuidado de la salud, cuidados preventivos, cuidado mental y programas para adultos mayores o con necesidades especiales.

La meta es monitorear y documentar qué se necesita en términos de dinero, estrategias y recursos para, con base en los datos recolectados y el análisis, desarrollar un modelo de intervención efectiva y después replicarlo en otras comunidades afectadas por medio de la obtención de recursos y desarrollando fondos fluidos para estos proyectos.

Samí Haiman-Marrero, presidenta de Urbander.

“Florida Consumer va a ayudar con la educación financiera, hemos pedido a Career Source que envíe un especialista a la iglesia [de la comunidad] aunque sea una vez a la semana. Unas maestras que dirigen Latinos in Action van a ver si estudiantes quieren ayudar con la tutoría de los niños y los ayuden en las asignaciones, entonces los papás no se tendrán que preocupar por el progreso académico de los niños. Y que algunos estudiantes pueden venir a jugar dominó con las personas de la tercera edad porque nos enteramos que los viejitos se sienten aislados y no tienen quien los cuide. Estamos trayendo varias organizaciones que colaboren y probar que este modelo si funciona para entonces replicarlo en otras comunidades”, dijo la empresaria

El proyecto y talleres se desarrollarán en la Iglesia Episcopal Jesús de Nazaret del reverendo José Rodríguez, lugar donde se han detectado a las familias que tienen necesidades. Las familias tendrán un seguimiento desde que empiecen hasta que termine el programa. “Yo me siento 99% segura de que va a funcionar porque lo hemos visto con los talleres de bienvenida [talleres informativos para recién llegados que Haiman-Marrero dicta frecuentemente]… Eso no es una intervención, es una orientación, pero la gente toma la información y se enteran de todo lo básico que necesitan saber”, recordó la empresaria.

Mencionó como un ejemplo a Arleen Sevilla, que tenía su negocio de repostería en Puerto Rico y lo iba a expandir pero llegó el huracán María y lo perdió todo. “La hemos ayudado con la marca y con el dominio y el diseño de su logotipo que se llama Cakes by Reina. Este va a ser nuestro primer caso, pero es para ayudar al pequeño empresario a establecer un negocios”, recordó Haiman-Marrero.

“Yo tenía todos los permisos, también con la Cámara de Comercio de Puerto Rico había empezado un curso para empezar el negocio y prácticamente cuando estaban las puertas listas para abrir pasó el huracán María. Allí fue que tuve que mudarme y dejarlo todo atrás. Aquí Urbander me ha ayudado a comenzar de nuevo”, dijo Sevilla, quien elaboró un arroz con dulce y tembleque para entregarlo a un festival de niños de familias necesitadas.

Contacto con SOS by Urbander

Esta organización sin fines de lucro acepta donaciones deducibles de impuestos. Contacte a Samí Haiman-Marrero al 917-589-4229 o visite http://www.urbander.com.