Los 8 alimentos poco comunes ideales para congelar

Congelar los alimentos es una de las mejores técnicas de conservación, que evita la degradación de los alimentos alargando su tiempo de vida. Conoce la lista de los productos menos comunes, que son ideales para congelar ¡Te sorprenderás!
Los 8 alimentos poco comunes ideales para congelar
Congelar los alimentos es una de las mejores maneras de evitar intoxicaciones alimentarias.
Foto: Shutterstock

Una de las técnicas de conservación más populares es congelar los alimentos, esto se debe principalmente a los efectos positivos que tienen las bajas temperaturas para matar a gran parte de los microorganismos y bacterias que se tienden a desarrollar en los alimentos.

Congelar hace que la degradación del producto sea más lenta, por lo que se puede decir que alarga su tiempo de vida y sobretodo  una de sus grandes virtudes es que mantiene idénticos sus valores nutritivos. Entre los principales alimentos que congelamos habitualmente en el hogar se encuentran las carnes, el pollo, los pescados, los mariscos, algunas comidas preparadas, vegetales y frutas congeladas, entre otros. Sin embargo existen algunos productos poco comunes que no tenemos idea que se pueden congelar, conoce la lista de los principales: 

1. Jengibre

El jengibre es un producto que siempre viene bien tenerlo a la mano en casa, aunque normalmente se ocupa en pequeñas cantidades como complemento de infusiones, jugos, batidos, salsas y guisados, es un producto algo caro que vale la pena conservar de la mejor manera. Cuando lo compramos fresco es normal que su tiempo de vida sea de aproximadamente 30 días, sin embargo cuando encuentres buenas ofertas y te convenga comprarlo, es muy recomendable congelarlo ya sea en pequeñas piezas o rallado. 

Jengibre./Foto: Shutterstock

2. Masa cruda de galletas

Esta es una extraordinaria y poco popular recomendación que funciona perfecto sobretodo para la época navideña o para aquellas personas que les guste hornear galletas en casa. Lo único que tendrás que hacer es duplicar o triplicar las porciones de tus recetas favoritas y porcionar la masa en bolsas herméticas que irán directo al congelador. Puedes guardar la masa en bolitas, aplanada o en forma de cilindro, es la mejor manera de tener galletas recién horneadas en mucho menos tiempo, espera a que se tempere la masa y utilízala de manera habitual. 

Bandejas para hornear tus galletas y postres navideños.
Bandeja con galletas./Foto: Amazon

3. Arroz, quinoa o pasta cocida

Este consejo es muy práctico para las personas que siempre tienen prisa o para aquellas ocasiones en las que te excedes con las porciones y no quieres desperdiciar la comida. Lo más importante es que contemples que la preparación este bien cocida y bien enfriada (previo a su congelación) procede a colocar la comida en recipientes o bolsas herméticas. Cuando quieras consumirlos procura descongelar los empaques un par de horas antes y una buena recomendación para conservar su sabor es una vez descongelada saltear la comida en un sartén con aceite de olivo. 

Quinoa./Foto: Pxhere

4. Chocolate

Si eres amante del chocolate y cada vez que viajas regresas con una buena dotación, este consejo es para ti. Una de las mejores recomendaciones para conservarlo fresco y sin que pierda su aroma y sabor es congelarlo, esto también funciona de maravilla para los pasteleros o personas que se dedican a la repostería. Es importante que el chocolate este perfectamente empacado, también es una gran opción para los lugares con climas muy calurosos. 

chocolate

5. Mantequilla

La mantequilla es uno de los productos perecederos que más se utilizan en las cocinas de hogares y restaurantes. Es un alimento que se destaca por contener una alta proporción de grasa y una menor de líquido, debido a esto es un producto que puede hacerse rancio con facilidad y sobretodo absorbe olores ajenos rápidamente. Una buena recomendación para cuando compres grandes cantidades de mantequilla, es porcionar el producto en barras de 100 a 150 gramos, empacarlas en bolsas herméticas y congelarlas. Será muy sencillo utilizarlas conforme se vayan necesitando.

mantequilla
Mantequilla. /Foto: Shutterstock

6. Quesos

Los quesos maduros son de los productos que mejor viven congelados, cuando los partimos o cortamos se inicia el proceso de degradación. Cuando compres piezas grandes de queso una buena alternativa para conservarlo es porcionarlo y empacarlo al vacío para posteriormente congelar. Es importante saber que no todas las variantes de queso son aptas para congelarse, entre más grasos será mejor y un buen consejo es rallarlos. Evita congelar quesos blandos o de textura semilíquida.

quesos
Quesos. /Foto: Shutterstock

7. Puré de papa

Una de las guarniciones favoritas de toda la familia, lo ideal es preparar el puré de papa casero procurando que adquiera una consistencia espesa y sólida. Lo único que deberás de hacer es colocarlo en bolsas herméticas y podrás descongelarlo fácilmente a baño María o utilizando el microondas.

Puré de papa. /Foto: iStock

 

8. Café

El café es uno de los productos más consumidos y populares, cuando se invierte en buenos granos de café tostado y no se va consumir en los siguientes días es muy factible que pierda sus cualidades rápidamente debido al proceso de oxidación, congelarlo es una extraordinaria alternativa para alargar su tiempo de vida. Empaca el café en grano o molido en bolsas pequeñas y completamente cerradas, deberán tener el mínimo de aire adentro, de esta forma lo puedes ir utilizando fácilmente conforme se ocupe. 

Granos de café./Foto: Pixabay