La NASA investiga los terremotos en Puerto Rico

La NASA investiga los terremotos en Puerto Rico
Mapa de desplazamientos de suelo y epicentros de los sismos recientes en Puerto Rico producido por la NASA.
Foto: NASA / Cortesía

Días después de que un terremoto de magnitud 6.4 sacudiera a Puerto Rico, seguido de cientos de réplicas, el alcance total de los daños se estima en más de 100 millones de dólares. Para la mayoría de los puertorriqueños el sismo les tomó por sorpresa ya que la última experiencia de ese tipo de desastre natural quedó en el olvido cuando la isla de Puerto Rico fue estremecida por uno de los más severos terremotos de su historia en la mañana del 11 de octubre de 1918, cuando la ciudad de Mayagüez fue la más afectada, 116 personas murieron  y la pérdida de propiedad alcanzó cerca de cuatro millones de dólares, cifra cuantiosa para la época.

Desde hace tiempo los científicos de la NASA han estado investigando estos terremotos utilizando datos satelitales para ayudar a las agencias federales y locales a identificar áreas con daños potenciales. Los terremotos causan cambios permanentes en la superficie del suelo. Al comparar los datos del radar de apertura sintética interferométrica (InSAR) del 9 de enero de 2020 con los datos adquiridos desde el inicio de los temblores (28 de diciembre de 2019), el satélite Copernicus Sentinel-1A y los científicos pudieron mapear dónde, cuánto y en qué dirección esos cambios ocurrieron.

Gestionado por la Agencia Espacial Europea (ESA), el satélite Copernicus Sentinel-1A pudo ver los dos tercios orientales de la isla durante su travesía del 9 de enero. En el mapa, el rojo indica las áreas donde se cambió o desplazó el suelo, con sombras más oscuras correspondientes a un desplazamiento más significativo. Los científicos descubrieron que el mayor desplazamiento del área ocurrió al oeste de la ciudad de Ponce (identificado por la estrella verde), no lejos del epicentro en alta mar del terremoto. Allí registraron hasta 5.5 pulgadas (14 centímetros) de cambio de suelo. El suelo parecía moverse hacia abajo y ligeramente hacia el oeste.

El epicentro del terremoto y el grupo de terremotos y réplicas en la región identificadas por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (que se muestran como círculos naranjas) caen justo al oeste de la ruta del satélite el 9 de enero. Debido a esto, los científicos también analizarán datos del paso del Sentinel-1A el 14 de enero, que incluirá el oeste de Puerto Rico.

El Programa de Desastres de Ciencias Aplicadas de la Tierra de la NASA ha activado la respuesta de Nivel 1 en apoyo de este desastre y está en contacto con la Agencia Federal de Manejo de Emergencias, el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) y Servicios de Salud y Humanos (HHS) para proporcionar datos de observación de la Tierra de la NASA en apoyo de respuesta y esfuerzos de recuperación. Las investigaciones de la NASA y otras entidades científicas incluyen mapas de corte de energía, mapas de daños y mapas de deslizamientos de tierra. También se ha creado una página web en el Portal de Mapas de Desastres de la NASA para suministrar datos relevantes.

El mapa contiene datos modificados de Copernicus Sentinel procesados ​​por la ESA y analizados por científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, y datos de ubicación de terremotos del USGS.