Los seis alimentos que alteran el funcionamiento de la tiroides

La tiroides es una glándula que interviene en numerosas funciones del organismo. Conoce sobre aquellos alimentos que reducen su actividad y fomentan la aparición del hipotiroidismo
Los seis alimentos que alteran el funcionamiento de la tiroides
El hipotoroidismo es una de las enfermedades endocrinas más comunes.
Foto: shutterstock

La tiroides es una glándula pequeña en forma de mariposa que se encuentra en la parte frontal del cuello. Entre sus tareas principales se destaca por ser la encargada de la producción de hormonas cruciales para la salud, que intervienen en procesos importantes del organismo como el metabolismo, la velocidad en la que se queman las calorías y cuán rápido late el corazón.

La aparición de síntomas es una señal de alerta que debemos de escuchar, cuando estamos teniendo problemas de tiroides experimentamos cansancio extremo, ronquera que tarda semanas en desaparecer, una incapacidad notoria para bajar de peso, no sudar nunca, hinchazón (en especial de la cara), dolores en las articulaciones, debilidad muscular, altos niveles de colesterol, depresión y alteraciones ginecológicas. 

El hipotiroidismo es una de las afecciones de tiroides más comunes, de hecho es un problema de salud en constante crecimiento y expertos en medicina señalan que se da en la mayoría de los casos en mujeres. Complementario al tratamiento médico es indispensable vigilar muy de cerca los hábitos y la alimentación, a continuación te presentamos una lista de los seis alimentos que deberás evitar para ayudar a tu organismo a fabricar las hormonas tiroideas. 

1. Soja y tofú

Estos son los principales alimentos que interfieren en el funcionamiento de la tiroides, esto se debe a que su alto contenido en isoflavonas impiden que el organismo produzca hormonas tiroideas. También se dice que los productos derivados de la soja pueden intervenir en la absorción de la hormona tiroidea sintética levotiroxina.

Soja. /Foto: Shutterstock

2. Cacahuates

Los cacahuates se destacan por su contenido en una sustancia llamada goitrógenos, que también se encuentra en alimentos como las semillas de lino, las coles, los rábanos, los nabos, los piñones y las almendras. Este compuesto interfiere en el correcto funcionamiento de la glándula tiroides, de tal manera que se impide la correcta producción de las hormonas. Los alimentos que contienen esta sustancia se destacan por su efecto biociogénico (significa que aporta grandes cantidades de yodo y esto inflama la glándula tiroides) también son alimentos que causan una acción antitiroidea, que favorece la eliminación de la tiroixina. 

Cacahuates. /Foto: Crédito: Pxhere

3. Glutén

Para todas las personas que padezcan irregularidades en la tiroides una de las principales restricciones alimentarias es eliminar los alimentos que contengan gluten, que se destacan por encontrarse en productos como el trigo, el centeno, la cebada y sus derivados. Evita la ingesta de alimentos como la pasta, el cuscús, el pan, las tortillas de harina, las galletas, los muffins, los cereales, la cerveza, la avena, las salsas comerciales y gran parte de los alimentos procesados; su consumo resulta un factor que promueve la inflamación y los problemas gastrointestinales.  Una buena alternativa es suplirlos por opciones sin gluten como la quinoa, el arroz integral y el maíz.

Muffins. /Foto: Crédito: Pxhere

4. Coliflor

En general los vegetales que pertenecen a la familia Brassicas, influyen directamente en el agrandamiento de la glándula tiroides. Es importante considerar que su consumo tiene efectos negativos en este ámbito cuando es excesivo y en crudo, es por ello importante limitar la ingesta y siempre procurar que sea en preparaciones al vapor. También este tipo de vegetales de caracterizan por contener compuestos de efecto biciogénico. 

Coliflor morada. /Foto: Crédito: Georilla/Pixabay

5. Manteca y grasas

Seguir una dieta rica en grasas animales, sobretodo un excesivo consumo de manteca de cerdo se relacionan con una disfunción tiroidea muy significativa y también se deriva en un considerable aumento en los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre. Es importante evitar el consumo de productos como la mantequilla, la margarina, el tocino, las carnes grasas y los embutidos.

mantequilla
Mantequilla. /Foto: Shutterstock

6. Suplementos alimenticios de algas marinas

El efecto que causan los suplementos de algas marinas sobre la tiroides es negativo, debido a que en su mayoría se destacan por su alto aporte en yodo. Su consumo hace mucho más lento el funcionamiento de la glándula e impide la producción de hormonas. 

algas ensalada
Algas marinas. /Foto: Shutterstock