Estrés laboral; más peligroso de lo que crees

El estrés laboral es un mal que puede presentarse de muchas maneras, emocionales y físicas. Aquí te diremos algunos síntomas sobre esta, y algunas recomendaciones que podrían ayudarte para afrontarla. El estrés laboral, ¿de qué se trata? El estrés es una reacción fisiológica que se presenta cuando existe una situación amenazante. Esta es una respuesta automática de nuestro sistema y se necesita para sobrevivir. Sin embargo, su activación permanece constante debido a los cambios de entorno y las situaciones peligrosas del mundo contemporáneo; esto, a la larga, puede provocar un estado crónico. En este caso, cuando en el ambiente laboral se presenta excesivo y ejerce una presión, se presenta un estrés. Este se define como estrés laboral y se produce por el desequilibrio entre los tiempos y las tareas que se exigen dentro del entorno profesional y personal. Esto junto al límite de recursos disponibles y los factores externos, generan fuertes casos clínicos que deben atenderse por un profesional. El trabajador no siempre tiene la culpa, ya que este problema puede originarse por agentes externos muy ajenos a él. Los síntomas comunes suelen variar. Van desde ligeros cambios de humor hasta depresiones de carácter clínico. Los motivos más comunes son: Excesiva carga de trabajo Mucha responsabilidad laboral Ambientes problemáticos con los compañeros Condiciones laborales insatisfactorias Algunas consecuencias Cabe recalcar que los motivos son diferentes dependiendo de la persona, su personalidad y el ambiente laboral donde se encuentre. Existen sujetos que pueden soportar grandes cargas de trabajo y que muestran una resiliencia en cuanto a los sentimientos de frustración, miedo y hartazgo. Sin embargo, para muchas otras personas, la situación puede tornarse seria, e incluso, puede derivar al suicidio. Las consecuencias pueden darse de manera emocional y física, las más comunes son: Enfermedades y patologías. Problemas motores y cognitivos. Trastornos variados, desde inmunológicos hasta sexuales. Trastornos psicológicos graves. Mientras se experimenta con esta enfermedad contemporánea, se pueden ver los siguientes efectos: Reducción de la productividad Inasistencia Alta rotación en la planilla de trabajadores Disminución de la calidad de las actividades Todos los casos de índole psicológica son variables y deben de analizarse con un profesional de la salud. Para poder combatir este tipo de padecimientos debemos de saber sus causas principales. Puedes prevenirlo Ahora bien, existen muchos motivos por los cuales se suscita el estrés laboral, sin embargo, el principal es la gestión del tiempo. Si bien, el tiempo, con la correcta gestión, es el aliado de todas las personas; cuando se carece de esta, puede terminar en una situación donde las prisas, la fatiga y la agitación sean el ”pan de cada día”. Para prevenirlo, puedes realizar las siguientes actividades: Comer sanamente y con equilibrio. Realizar ejercicio físico de manera regular. Desconectarte del trabajo una vez que terminas de tu jornada laboral. Dormir más de seis horas diarias y tener un horario de descanso. Tomarse pequeños respiros y espacios de tiempo. Si te organizas para poder prevenirlo, a través de una planificación, organización y realización de tareas de manera puntual, puede que no presentes o, incluso, superes este problema de salud. Una de las tareas que se deben realizar para poder tener una excelente planificación de tiempo es designar prioridades. Recuerda establecer tus actividades o compromisos según tus capacidades y recursos. Intenta con: Prioriza tus necesidades Programa tus descansos Organiza tus tiempos de comida Dedica tiempo a tus seres queridos Realiza actividades diversas para no caer en una rutina tóxica Algunas manifestaciones del estrés laboral El estrés laboral se presenta de muchas formas, unas más graves que otras. Se manifiestan en aspectos físicos y emocionales. Sus manifestaciones físicas psicosomáticas más usuales son: Fatiga crónica Dolor de cabeza Alteración del sueño Baja de peso Gastritis Dolor muscular. En cuanto a sus manifestaciones conductuales, podemos detectar: Ausentismo laboral Abuso de sustancias (café, alcohol, tabaco, psicofármacos) Aumento de conductas violentas Relaciones humanas superficiales Comportamiento de alto riesgo Sin embargo, las más perceptibles son los cambios emocionales, que suelen ser: Aburrimiento y actitud cínica Distanciamiento afectivo Impaciencia e irritabilidad Sentimiento de omnipotencia Dificultad para la concentración Depresión y/o ansiedad Conflictos con el grupo familiar Recuerda que, en caso de necesitar ayuda psicológica, debes de acudir con un profesional para tu salud emocional. Apóyate de tus familiares y amigos; el estrés laboral es una enfermedad contemporánea que debe de tratarse de manera seria.

El estrés laboral es un mal que puede presentarse de muchas maneras, emocionales y físicas. Aquí te diremos algunos síntomas sobre esta, y algunas recomendaciones que podrían ayudarte para afrontarla. El estrés laboral, ¿de qué se trata? El estrés es una reacción fisiológica que se presenta cuando existe una situación amenazante. Esta es una respuesta automática de nuestro sistema y se necesita para sobrevivir. Sin embargo, su activación permanece constante debido a los cambios de entorno y las situaciones peligrosas del mundo contemporáneo; esto, a la larga, puede provocar un estado crónico. En este caso, cuando en el ambiente laboral se presenta excesivo y ejerce una presión, se presenta un estrés. Este se define como estrés laboral y se produce por el desequilibrio entre los tiempos y las tareas que se exigen dentro del entorno profesional y personal. Esto junto al límite de recursos disponibles y los factores externos, generan fuertes casos clínicos que deben atenderse por un profesional. El trabajador no siempre tiene la culpa, ya que este problema puede originarse por agentes externos muy ajenos a él. Los síntomas comunes suelen variar. Van desde ligeros cambios de humor hasta depresiones de carácter clínico. Los motivos más comunes son: Excesiva carga de trabajo Mucha responsabilidad laboral Ambientes problemáticos con los compañeros Condiciones laborales insatisfactorias Algunas consecuencias Cabe recalcar que los motivos son diferentes dependiendo de la persona, su personalidad y el ambiente laboral donde se encuentre. Existen sujetos que pueden soportar grandes cargas de trabajo y que muestran una resiliencia en cuanto a los sentimientos de frustración, miedo y hartazgo. Sin embargo, para muchas otras personas, la situación puede tornarse seria, e incluso, puede derivar al suicidio. Las consecuencias pueden darse de manera emocional y física, las más comunes son: Enfermedades y patologías. Problemas motores y cognitivos. Trastornos variados, desde inmunológicos hasta sexuales. Trastornos psicológicos graves. Mientras se experimenta con esta enfermedad contemporánea, se pueden ver los siguientes efectos: Reducción de la productividad Inasistencia Alta rotación en la planilla de trabajadores Disminución de la calidad de las actividades Todos los casos de índole psicológica son variables y deben de analizarse con un profesional de la salud. Para poder combatir este tipo de padecimientos debemos de saber sus causas principales. Puedes prevenirlo Ahora bien, existen muchos motivos por los cuales se suscita el estrés laboral, sin embargo, el principal es la gestión del tiempo. Si bien, el tiempo, con la correcta gestión, es el aliado de todas las personas; cuando se carece de esta, puede terminar en una situación donde las prisas, la fatiga y la agitación sean el ”pan de cada día”. Para prevenirlo, puedes realizar las siguientes actividades: Comer sanamente y con equilibrio. Realizar ejercicio físico de manera regular. Desconectarte del trabajo una vez que terminas de tu jornada laboral. Dormir más de seis horas diarias y tener un horario de descanso. Tomarse pequeños respiros y espacios de tiempo. Si te organizas para poder prevenirlo, a través de una planificación, organización y realización de tareas de manera puntual, puede que no presentes o, incluso, superes este problema de salud. Una de las tareas que se deben realizar para poder tener una excelente planificación de tiempo es designar prioridades. Recuerda establecer tus actividades o compromisos según tus capacidades y recursos. Intenta con: Prioriza tus necesidades Programa tus descansos Organiza tus tiempos de comida Dedica tiempo a tus seres queridos Realiza actividades diversas para no caer en una rutina tóxica Algunas manifestaciones del estrés laboral El estrés laboral se presenta de muchas formas, unas más graves que otras. Se manifiestan en aspectos físicos y emocionales. Sus manifestaciones físicas psicosomáticas más usuales son: Fatiga crónica Dolor de cabeza Alteración del sueño Baja de peso Gastritis Dolor muscular. En cuanto a sus manifestaciones conductuales, podemos detectar: Ausentismo laboral Abuso de sustancias (café, alcohol, tabaco, psicofármacos) Aumento de conductas violentas Relaciones humanas superficiales Comportamiento de alto riesgo Sin embargo, las más perceptibles son los cambios emocionales, que suelen ser: Aburrimiento y actitud cínica Distanciamiento afectivo Impaciencia e irritabilidad Sentimiento de omnipotencia Dificultad para la concentración Depresión y/o ansiedad Conflictos con el grupo familiar Recuerda que, en caso de necesitar ayuda psicológica, debes de acudir con un profesional para tu salud emocional. Apóyate de tus familiares y amigos; el estrés laboral es una enfermedad contemporánea que debe de tratarse de manera seria.

El estrés laboral es un mal que puede presentarse de muchas maneras, emocionales y físicas. Aquí te diremos algunos síntomas sobre esta, y algunas recomendaciones que podrían ayudarte para afrontarla.

El estrés laboral es un mal que puede presentarse de muchas maneras, emocionales y físicas. Aquí te diremos algunos síntomas sobre esta, y algunas recomendaciones que podrían ayudarte para afrontarla.

El estrés laboral, ¿de qué se trata?

El estrés es una reacción fisiológica que se presenta cuando existe una situación amenazante. Esta es una respuesta automática de nuestro sistema y se necesita para sobrevivir. Sin embargo, su activación permanece constante debido a los cambios de entorno y las situaciones peligrosas del mundo contemporáneo; esto, a la larga, puede provocar un estado crónico.

En este caso, cuando en el ambiente laboral se presenta excesivo y ejerce una presión, se presenta un estrés.

Este se define como estrés laboral y se produce por el desequilibrio entre los tiempos y las tareas que se exigen dentro del entorno profesional y personal. Esto junto al límite de recursos disponibles y los factores externos, generan fuertes casos clínicos que deben atenderse por un profesional.

Quizá te interese: ¿Sabes qué es el Wellness? 

El trabajador no siempre tiene la culpa, ya que este problema puede originarse por agentes externos muy ajenos a él. Los síntomas comunes suelen variar. Van desde ligeros cambios de humor hasta depresiones de carácter clínico.

Los motivos más comunes son:

  • Excesiva carga de trabajo
  • Mucha responsabilidad laboral
  • Ambientes problemáticos con los compañeros
  • Condiciones laborales insatisfactorias

Algunas consecuencias

Cabe recalcar que los motivos son diferentes dependiendo de la persona, su personalidad y el ambiente laboral donde se encuentre. Existen sujetos que pueden soportar grandes cargas de trabajo y que muestran una resiliencia en cuanto a los sentimientos de frustración, miedo y hartazgo.

Sin embargo, para muchas otras personas, la situación puede tornarse seria, e incluso, puede derivar al suicidio. 

Las consecuencias pueden darse de manera emocional y física, las más comunes son:

  • Enfermedades y patologías.
  • Problemas motores y cognitivos.
  • Trastornos variados, desde inmunológicos hasta sexuales.
  • Trastornos psicológicos graves.

Mientras se experimenta con esta enfermedad contemporánea, se pueden ver los siguientes efectos: 

  • Reducción de la productividad
  • Inasistencia
  • Alta rotación en la planilla de trabajadores
  • Disminución de la calidad de las actividades

Todos los casos de índole psicológica son variables y deben de analizarse con un profesional de la salud. Para poder combatir este tipo de padecimientos debemos de saber sus causas principales.

Puedes prevenirlo

Ahora bien, existen muchos motivos por los cuales se suscita el estrés laboral, sin embargo, el principal es la gestión del tiempo. Si bien, el tiempo, con la correcta gestión, es el aliado de todas las personas; cuando se carece de esta, puede terminar en una situación donde las prisas, la fatiga y la agitación sean el ”pan de cada día”.

Para prevenirlo, puedes realizar las siguientes actividades:

  • Comer sanamente y con equilibrio.
  • Realizar ejercicio físico de manera regular.
  • Desconectarte del trabajo una vez que terminas de tu jornada laboral.
  • Dormir más de seis horas diarias y tener un horario de descanso.
  • Tomarse pequeños respiros y espacios de tiempo.

Si te organizas para poder prevenirlo, a través de una planificación, organización y realización de tareas de manera puntual, puede que no presentes o, incluso,  superes este problema de salud. 

Una de las tareas que se deben realizar para poder tener una excelente planificación de tiempo es designar prioridades. Recuerda establecer tus actividades o compromisos según tus capacidades y recursos. Intenta con:

  • Prioriza tus necesidades
  • Programa tus descansos
  • Organiza tus tiempos de comida
  • Dedica tiempo a tus seres queridos
  • Realiza actividades diversas para no caer en una rutina tóxica

Algunas manifestaciones del estrés laboral

El estrés laboral se presenta de muchas formas, unas más graves que otras. Se manifiestan en aspectos físicos y emocionales. 

Sus manifestaciones físicas psicosomáticas más usuales son:

  • Fatiga crónica
  • Dolor de cabeza
  • Alteración del sueño
  • Baja de peso
  • Gastritis
  • Dolor muscular.

En cuanto a sus manifestaciones conductuales, podemos detectar:

  • Ausentismo laboral
  • Abuso de sustancias (café, alcohol, tabaco, psicofármacos)
  • Aumento de conductas violentas
  • Relaciones humanas superficiales
  • Comportamiento de alto riesgo

Sin embargo, las más perceptibles son los cambios emocionales, que suelen ser:

  • Aburrimiento y actitud cínica
  • Distanciamiento afectivo
  • Impaciencia e irritabilidad
  • Sentimiento de omnipotencia
  • Dificultad para la concentración
  • Depresión y/o ansiedad
  • Conflictos con el grupo familiar

Recuerda que, en caso de necesitar ayuda psicológica, debes de acudir con un profesional para tu salud emocional. Apóyate de tus familiares y amigos; el estrés laboral es una enfermedad contemporánea que debe de tratarse de manera seria.