La Familia Viaja de Costa a Costa para una Cirugía Cardíaca con el Dr. Frank Hanley en Stanford Children’s Health que Salvará la Vida del Niño

* ¿Lecciones de natación? Marcado. ¿Primeros pininos en el piano?
Marcado. ¿Jugar en la nieve? Marcado. El pequeño Alex Bracebridge está
viviendo ahora una vida normal; la vida que sus padres soñaban para él.


STANFORD, California–(BUSINESS WIRE)–Para un observador casual, Alexander Bracebridge es solo otro pequeño
curioso y divertido de 20 meses de edad. Disfruta correr, tirar pelotas,
ir a las clases de natación y jugar con el control remoto de la TV.
Cuando quiere salir, se lo hace saber a sus padres llevándoles sus
zapatos.

Es la primera vez que los padres, Russ y Robyn, no consideran esos
momentos, aparentemente tan comunes, como dados por sentado. Eso es
porque su hijo y su historia médica son extraordinarios. Alex nació con
una afección cardíaca rara denominada Tetralogía de Fallot que consiste
en varias malformaciones congénitas presentes en el nacimiento.

El otoño pasado, los Bracebridge viajaron casi 3000 millas desde su
hogar en el norte de Virginia al Lucile
Packard Children’s Hospital Stanford
para que elDr.
Frank Hanley
, pudiera realizar una cirugía compleja de 12 horas de
duración. Hanley, jefe de cirugía cardíaca pediátrica en el Children’s
Heart Center
(Centro Cardíaco de Niños), del hospital, ayudó a Alex
y a miles de otros niños con afecciones cardíacas graves a llevar una
vida normal.

Hanley inventó y perfeccionó una técnica quirúrgica innovadora
denominada unifocalización
para tratar la tetralogía de Fallot (ToF). Su extraordinario porcentaje
de éxito del 98 por ciento con el procedimiento, que le permite hacer
en una cirugía maratónica, lo que otros cirujanos harán en etapas a lo
largo de meses o años,
lo ayudó a construir el mayor programa
existente para esta cirugía compleja. Es un programa mencionado
por la Asociación de Hospitales de Niños
por tener resultados
excepcionales, incluso tratando los casos más complejos del país.

“Estamos muy agradecidos de que el cirujano pionero en la
unifocalización estaba dispuesto a realizar la cirugía en Alex y estamos
todavía más agradecidos de que el resultado fue tan bueno”, señaló Russ.

Los Bracebridge son apenas una de las incontables familias que viajaron
desde cada rincón del país y del mundo para que el Dr. Hanley pudiera
realizar la operación de sus hijos. De Alemania a Sudáfrica y a Bay
Area, el Dr. Hanley construyó un “programa de destino”, realizando de
rutina los tipos más desafiantes de la cirugía cardiológica pediátrica,
incluidas las cirugías que muchos otros centros no pueden o no quieren
intentar.

Una forma extrema de ToF

La ToF ocurre en aproximadamente 1 de cada 1000 bebés por el desarrollo
anormal del corazón fetal durante las primeras ocho semanas de embarazo.
En bebés como Alex, con la forma más compleja de esta afección, los
vasos sanguíneos que normalmente conectan el corazón a los normales
conectan en cambio los pulmones a la aorta (la principal arteria del
cuerpo), y el corazón tiene un orificio en la pared que separa sus
cámaras inferiores (los ventrículos).

“Esta forma extrema de ToF ocurre en un quinto de los casos,
aproximadamente”, explicó el Dr. Hanley, que es también un profesor de
cirugía cardiotorácica en Stanford
University School of Medicine
.

La ToF compleja incluye también atresia pulmonar (falta una válvula
cardíaca entre la cámara de bombeo del corazón y los pulmones) y
arterias colaterales aortopulmonares importantes (arterias pequeñas que
se desarrollan para suministrar sangre a los pulmones, a fin de
compensar cuando la circulación pulmonar está subdesarrollada).

Esta anatomía anormal aumenta la presión arterial en los pulmones, lo
que puede dañar a los pulmones e impedir que el cuerpo reciba sangre
totalmente oxigenada. La unifocalización en una etapa de Hanley para la
ToF compleja corrige este problema al combinar las arterias colaterales
en una arteria
pulmonar (en el pulmón) funcionante y unificada
.

Un caso reoperativo como el de Alex requiere, incluso, más
experiencia y capacidad.

Alex tuvo su primera cirugía mayor por ToF en un centro de la costa este
a finales de 2014, cuando tenía 5 meses de edad. Si bien el
procedimiento se ocupó inicialmente de algunos problemas, las pruebas de
seguimiento durante los siguientes 10 meses demostraron que la rama
pulmonar derecha seguía siendo pequeña y que se enfrentaba a otros
problemas graves.

Los Bracebridge, que se enteraron del trabajo del Dr. Hanley y sus
técnicas quirúrgicas pioneras por el cardiólogo de Alex, pensaron que él
los podría ayudar. Tenían razón.

En octubre pasado, poco antes de que Alex cumpliera 16 meses, el Dr.
Hanley realizó una unifocalización para ocuparse del problema
persistente de la arteria pulmonar. El Dr. Hanley compara a una arteria
pulmonar con un roble con un tronco, ramas y luego más ramas, con el
potencial de bloqueos en cualquier parte del recorrido. “Alex tenía
bloqueos en las áreas secundaria y terciaria que afectaban ambos
pulmones, que pudimos corregir”, señaló.

Alex tenía también una protuberancia peligrosa en su arteria pulmonar
denominado “seudoaneurisma”, causado por presión arterial alta en el
pulmón, que el Dr. Hanley eliminó con éxito. “Pueden hacerse cada vez
más grandes y causar complicaciones mortales”, explicó. También
reemplazó la primera válvula cardíaca de donante que Alex recibió y
cerró un pequeño orificio en el corazón.

La cirugía duró 12 horas extenuantes sin interrupciones para el Dr.
Hanley y su equipo. Pero los resultados bien valieron la pena. Alex
mostró mejoras extraordinarias en su presión arterial pulmonar y en el
flujo sanguíneo casi de inmediato. “Eran las mejores noticias que
esperábamos escuchar”, comentó Robyn.

Si bien, idealmente, el Dr. Hanley realiza la unifocalización durante
los primeros meses de vida de un bebé, un 30 por ciento, aproximadamente
de sus casos de ToF son reoperaciones como las de Alex, en quienes se
realizó una cirugía inicial en otro centro, pero los problemas graves
continúan.

“La unifocalización es más compleja cuando estos niños ya habían tenido
cirugía, así que es mejor si realizamos la primera operación para lograr
los mejores resultados; sin embargo, el resultado de Alex con la
reoperación fue muy, muy bueno”, señaló el Dr. Hanley.

Tan buena, por cierto, que ya cumplió con éxito varios hitos
posquirúrgicos. Si todo evoluciona como se espera en la visita de Alex a
cardiología al año, solo necesitará controles de rutina una o dos veces
al año.

Periódicamente Alex sobrepasará sus válvulas cardíacas “como los niños
sobrepasan sus zapatos”, explicó el Dr. Hanley, pero las operaciones
para su reemplazo son sencillas en comparación con la unifocalización. Y
una vez que Alex complete su crecimiento necesitará un válvula de
reemplazo cada 10 o 20 años.

El abordaje pionero del Dr. Hanley es otro capítulo en la historia de
las innovaciones continuas en atención cardíaca de Stanford Medicine. En
1968, el Dr. Norman Shumway, de Stanford, fue pionero en el primer
trasplante exitoso de corazón humano. Allí se realizó el primer
trasplante de corazón y pulmón pediátrico
en el país. Y hoy Stanford
es el hogar de 20 ensayos clínicos en medicina cardiovascular
pediátrica, al tiempo que los científicos en el Standford
Cardiovascular Institute
están investigando los orígenes de la
cardiopatía congénita y la insuficiencia cardíaca pediátrica.

Difundir la palabra

A lo largo de su recorrido, los Bracebridge recibieron el aliento de
otros padres a través de grupos de apoyo de malformaciones cardíacas
congénitas por Internet y en persona. Cuando el cardiólogo de Alex les
recomendó al Dr. Hanley, pudieron conectarse, rápidamente, con padres
cuyos hijos habían pasado cirugías exitosas con él; en algunos casos
incluso después de que otros les habían dicho que no podía hacerse nada
más.

“El nombre del Dr. Hanley es el que mencionan todos cuando se
diagnostica a un bebé con un problema cardíaco complejo”, señaló Robyn.

Ahora, los Bracebridge se lo dicen a todos en cuanto tienen la
oportunidad: Robyn es incluso colíder de la sección de Washington DC de Mended
Little Hearts
, una organización sin fines de lucro que apoya a niños
con malformaciones cardíacas congénitas y sus familias.

Un futuro promisorio

Mirando hacia el futuro, la experiencia de los Bracebridge les dio una
mayor perspectiva cuando se refieren a las esperanzas y los sueños que
todos los padres tienen para sus hijos.

“Quiero que haga lo que quiera, deportes si es lo que quiere o que sea
un “nerd”; lo que quiera ser en tanto sea feliz”, señaló Russ.

La mayor esperanza de Russ y Robyn es que Alex viva una vida larga, sana
y de calidad, lo que ahora consideran posible.

“Gracias al Dr. Hanley”, afirmó Robyn, “el futuro de Alex es mucho más
brillante”.

* Descubra más acerca del programa de cirugía cardíaca pediátrica
en el Lucile Packard Children’s Hospital Stanford
aquí.

Acerca de Stanford Children’s Health y Lucile
Packard Children’s Hospital Stanford

Stanford Children’s Health, junto con Lucile Packard Children’s Hospital
Stanford en su esencia, es la mayor empresa de atención médica del área
de la bahía, dedicada exclusivamente a los niños y a las mujeres
embarazadas. Reconocido desde hace tiempo por U.S.
News & World Report
como uno de los mejores de los Estados
Unidos, somos un líder mundial en su clase, al ofrecer atención y
resultados extraordinarios en cada especialidad pediátrica y obstétrica,
con el cuidado que va desde la rutina hasta lo inusual,
independientemente de la capacidad que tenga una familia para pagar.
Junto con los médicos, las enfermeras y el personal de Stanford
Medicine
, ofrecemos nuestra investigación y atención innovadora a
través de asociaciones, colaboraciones, difusión, clínicas
especializadas y centros de atención primaria en más de 60 localidades
en el norte de California y 100 localidades en la región occidental de
los EE. UU. Como organización sin fines de lucro, estamos comprometidos
a apoyar a nuestra comunidad (desde el cuidado de niños sin seguro o con
seguro insuficiente, adolescentes sin hogar y madres embarazadas, hasta
la ayuda para restablecer el cargo de enfermeras escolares en las
Facultades locales). Para obtener más información, visite  stanfordchildrens.org
y nuestro blog
Healthier, Happy Lives
. También puede averiguar cómo estamos Construyendo
el Hospital del Futuro
. Únase a nosotros en Facebook,
Twitter,
LinkedIn
y YouTube.

El texto original en el idioma fuente de este comunicado es la versión
oficial autorizada. Las traducciones solo se suministran como adaptación
y deben cotejarse con el texto en el idioma fuente, que es la única
versión del texto que tendrá un efecto legal.

Contacts

Lucile Packard Children’s Hospital Stanford
Robert Dicks,
650-497-8364
rdicks@stanfordchildrens.org