Categories
NUESTRA COMUNIDAD

Pandemia agrava crisis de vivienda en la Florida Central

La crisis de vivienda asequible se agudizó con la pandemia del coronavirus y se ha magnificado porque muchas personas con buenos recursos económicos vienen de otros estados con la capacidad de comprar inmuebles de más de $300,000

image_pdf

Abril es el mes de la Vivienda Justa y en el condado de Orange recientemente se celebró con una cumbre para recordarle a las personas que existe una Ley que le garantiza igualdad de trato a personas sin importar la raza, color, religión, si tienen alguna discapacidad o es una familia con hijos. El Título 8 de los Derechos Civiles de Estados Unidos garantiza la vivienda justa y el condado de Orange fue más allá al promulgar un código que prohíbe prácticas discriminatorias en contra de las preferencias sexuales de las personas, esto surge porque también había discriminación contra las parejas gay.

“Entre algunos arrendatarios existen diferentes maneras de tratar a las personas. Esto quiere decir que hacen tratos en términos diferentes simplemente porque soy hispana o de color. Esas prácticas son darte un financiamiento diferente; cargar más en el seguro porque vivo en una urbanización donde hay muchos hispanos; o ponerte en la parte de atrás del edificio donde están todas las minorías. Esas son prácticas muy sutiles que uno no se da cuenta porque la demanda de vivienda es tan grande que las personas desesperadas no se percatan que les están dando un trato diferente y eso es ilegal”, explicó Nancy Sharifi, asistente de la gerencia del Departamento de la División de Vivienda y Desarrollo Urbano en el condado de Orange.

También te puede interesar: Atención inquilinos de la Ciudad de Orlando habrá fondos para pagar rentas atrasadas

Eso es en cuanto se refiere a Vivienda Justa para los residentes del condado de Orange. Pero Departamento de la División de Vivienda y Desarrollo Urbano en el condado de Orange está a cargo de casi todos los asuntos que tienen que ver con vivienda. Sharifi expuso que hay otra crisis más severa que se agudizó con la pandemia del coronavirus: la escasez de vivienda asequible y que se ha magnificado porque muchas personas con buenos recursos económicos se están mudando de otros estados como California y Nueva York y vienen con la capacidad de comprar inmuebles de más de $300,000 en efectivo y aun esas viviendas están escasas. En medio de una pandemia, es ridículo pensar que el valor de las casas esté subiendo tanto, pero el mercado marca los valores cuando hay poca oferta y mucha demanda.

Los datos de ventas de casas de Zillow dicen que el mercado de la vivienda en el área de Orlando está alcanzando máximos históricos en volumen de ventas y precios de venta finales. A medida que la población continúa creciendo, junto con los precios inflados atribuidos a una mayor demanda y falta de oferta, el inventario de viviendas se volverá más costoso para los compradores por primera vez. Con esto dicho la vivienda asequible se agrava porque en el condado de Orange hay más de 100,000 familias que pagan demasiado en renta comparado con los ingresos.

“Hay varias maneras en que estamos tratando de confrontar este dilema. Creo que la mejor manera es comprar tu propia vivienda. El ser dueño de casa debe ser la meta de toda persona trabajadora. Tenemos programas que ayudan muy agresivamente a personas de bajos ingresos con hasta $35,000 de cuota inicial para primeros compradores”, explicó Sharifi.

Para los inquilinos hay varios programas y el gobierno Federal ha enviado millones de dólares al condado de Orange para ayudar a personas que están retrasadas en su renta por causa de la pandemia.

“En estos días vamos a anunciar alianzas con iglesias y con Hispanic Federation que nos va a ayudar a promover el programa y también a llenar las solicitudes y subir los documentos en línea. Además, tenemos un contrato con Community Legal Services y vamos a entrar en un contrato con Legal Aid Society, para que asesoren a las personas que están siendo víctimas de desalojo y que ellos aguanten ese desalojo hasta que puedan solicitar ayuda para la renta”, explicó Sharifi.

Además existen programas en el condado que tienen millones de dólares para ayudar a las personas que están en la calle como los indigentes, pero también a muchas familias que están trabajando pero no tienen el dinero para poner el depósito y el último mes de renta, que son entre $4,000 o $5,000; asimismo hay personas que están viviendo en la calle o están alquilando un cuarto con familiares que en realidad no los quieren allí, para ellos hay unos programas también que se llaman “Reubicación rápida de vivienda” que se ofrece por medio de las agencias sin fines de lucro como Caridades Católicas, Coalition of Homeless, Family Promise y otras que asisten a personas que ya están desalojadas.

También se están creando alianzas con los desarrolladores. Bajo el alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, se empezó un programa que se llama “Housing for All” donde el gobierno va a contribuir con $10 millones anuales. Con ese dinero se espera que los constructores designen por lo menos una porción de las casas a precios que sean asequibles y al alcance de familias trabajadoras. También se ha invertido bastante dinero en vivienda asequible para ancianos que también enfrentan crisis para pagar la renta.

“Hemos hecho unos desarrollos muy buenos en Apopka y Maitland y Pine Hills, y estamos buscando oportunidades con desarrolladores para invertir un total de $22 millones. Nosotros pusimos $3.5 millones en Pine Hills que ayudó para que el proyecto fuera asequible para ancianos en unidades nuevas con todos los servicios”, explicó la funcionaria del condado de Orange.

Ahora nadie está siendo desalojado porque hay una moratoria, pero se espera que muchas personas serán desalojadas cuando la moratoria venza en junio 30 del 2021, pero a Leslie Soto no le alcanzó el tiempo. Ella es una madre de familia que esta discapacitada y tiene tres hijos de 16, 12 y 8 años con necesidades especiales como autismo. comenzó a tener crisis para pagar el apartamento en mayo del 2020. Buscó ayuda por todas partes sin encontrarla. A ella la desalojaron y ahora aparece en su historial crediticio.

“Ninguna agencia sin fines de lucro, ni el gobierno, ni algún abogado me ayudaron. Increíble con tantos millones que reciben esas agencias. Yo busqué todos los recursos y todos fueron denegados. Al final conseguí dinero con familia y renté un apartamento, pero no sé si me vayan a remover ya que tengo un desalojo en mi historial”, dijo la madre de familia.

“Si un desalojo es la razón principal por la que su puntaje crediticio esté afectado, o para que no le quieren rentar o la renta sea más alta, debería ser posible borrarlo”, dijo Anna Eskamani, representante estatal de Florida quien aboga por los inquilinos. “Porque ocurrió y no ha sido culpa tuya sino de una emergencia que es una pandemia”.

Recursos de ayuda para pagar la renta

Las personas que están atrasadas en la renta pueden llenar una solicitud para obtener fondos en: http://www.ocfl.net/emergencysafety/coronavirus/emergencyrentalassistance.

“Tenemos una alianza con el Condado de Orange para asistir inquilinos que están en riesgo de desalojo. Esto nos ha permitido asesorar y educar a inquilinos sobre sus derechos y obligaciones con lo cual han tomado una decisión informada y en muchas ocasiones evitar un desalojo”, comentó Jorge Acosta Palmer, abogado de Community Legal Services of Mid Florida (CLSMF). 

Los residentes de Orange pueden solicitar asistencia legal a CLSMF llamando a 1-800-533-0091 donde hay agentes que hablan inglés y español que cualifican a los inquilinos para servicios legales de parte de uno de los abogados que hablan español.

También pueden llamar el 211, número central de United Way donde tienen todos los programas en el condado de Orange. Las personas sin hogar tienen que decir que están en la calle y que pueden calificar como indigentes para que les den un referido a una de las agencias que tienen fondos para indigentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *