Sobre la felicidad

Sobre las METAS… y el pecio a pagar

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
image_pdfDescarga la nota

Todos alguna vez tuvimos dieciocho años. Momento hermoso pero muy duro, en el que defines metas, deseos, rutas y caminos. Definamos RUTA y CAMINO… Desde mi perspectiva, veo la ruta como el plan original… hacia dónde vamos. El camino, es el lugar por donde transitaremos en esa ruta. Puedo decir: “Voy a Canadá; mi ruta es hacia el norte… pero mi camino deber ser tomando la ruta 75”. Y con esa ruta en mente, tomamos el camino que entendemos correcto para llegar a nuestro destino final… aquellas METAS inspiradas por los DESEOS que tuvimos alguna vez.

Te puede interesar: Pobrecita LA CULPA… nadie la quiere

Ciertamente, no siempre el camino elegido nos lleva al destino final con la velocidad que queremos. Es en ese momento que debemos reevaluar el concepto “llegar” porque a veces, los caminos más cortos también cuestan más. Volvamos al ejemplo de Canadá… Podemos llegar a la frontera por caminos locales o podemos ir por el expreso; claro, en el expreso hay peajes que pagar… Llegas más rápido, pero te cuesta más.

Dejemos a Canadá y vallamos a la vida real… Trabajar duro por nuestras metas es importante. Tomar rutas alternas para llegar más rápido, puede ser productivo, siempre y cuando estemos dispuestos a pagar el precio que imponen algunos atrechos… pues no siempre los caminos más cortos se pagan con monedas.

Como todos, también tuve dieciocho años… tuve deseos, me propuse metas, tracé rutas y tomé caminos. En mi paso por la universidad me invitaron a tomar algunos atrechos, pero eran muy costosos. De esos precios muy altos que no se pagan con dinero y que, por supuesto, no estuve dispuesto a pagar. Si, quizás me tardé un poco más en llegar, pero NO compré mi meta final… la caminé.

Tengamos siempre presente ese frágil balance entre nuestras metas y lo que estamos dispuestos a pagar, pues nadie tiene derecho a ponerle precio, ni a la ruta escogida, ni a lo que nos falte por avanzar… y mucho menos si en el precio, está incluida la legitimidad de nuestro caminar.  

Te invito a que me sigas en Facebook e Instagram como: Edwin Ocasio

La Prensa Orlando, Florida

Tambien te puede interesar

¡No te pierdas de ninguna noticia y suscríbete a nuestro newsletter!