¿Cada vez más cerca la estadidad para Puerto Rico?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Una mayoría de floridanos de ascendencia puertorriqueña quieren que la isla caribeña se convierta en el estado 51 de la Unión Americana.

La complicada relación de Puerto Rico con Estados Unidos se remonta a 1898 cuando España cedió la isla a Estados Unidos. Desde entonces, ha sido un territorio no incorporado con estatus de autogobierno. Esto significa que su gobierno es controlado desde la Casa Blanca, pero al mismo tiempo sus ciudadanos tienen cierta autonomía.

“Yo pienso que debe ser estado porque así todas las ayudas que tenemos aquí irían para Puerto Rico”, Mirta Farinacci, empresaria en el condado de Osceola.

A través de los años se ha querido cambiar ese estatus por eso la gobernadora Wanda Vázquez anunció el 16 de mayo que celebrará un referéndum no vinculante el 3 de noviembre para decidir si Puerto Rico se convierte en el estado número 51 de Estados Unidos. La pregunta es tan simple como: Debería Puerto Rico ser admitido inmediatamente como un estado de la Unión. “Sí” o “No”.

En entrevistas que realizó La Prensa con puertorriqueños residentes en Florida Central la mayoría coincidieron que se debería votar por la estadidad en Puerto Rico, sin embargo, también dijeron que no creen que la estadidad se logre “porque en la Isla no se ponen de acuerdo” con el tema.  

“Yo como una persona que pienso que Puerto Rico debe ser un estado creo que nos estamos acercando y si logramos el 60% de la votación, creo que podemos convencer al Congreso de Estados Unidos con una super mayoría que vote por el ‘sí’”, afirmó Anthony Suárez abogado de ascendencia puertorriqueña y quien ha realizado foros educativos para saber los desafíos legales para que la Isla del Encanto se convierta en el estado número 51 de EEUU.

“No importa cuantos referéndums hemos tenido y que la gente diga que sí quiere la estadidad no tiene ningún valor, no hace ninguna diferencia”, Luis Pastrana abogado constitucionalista puertorriqueño.

Solo hay un problema importante: al igual que las medidas anteriores, el resultado de la votación no es legalmente vinculante.  Entonces, incluso si la mayoría de los puertorriqueños votaran por la estadidad, el Congreso aún podría decidir no hacer nada al respecto. 

“No importa cuantos referéndums hemos tenido y que la gente diga que sí quiere la estadidad no tiene ningún valor, no hace ninguna diferencia. Puerto Rico es solo es una pedazo de tierra para Estado Unidos”, Expresó Luis Pastrana abogado constitucionalista puertorriqueño cuyo padre fue uno de los escritores de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico que se promulgó en 1952.

“De verdad no te sé decir. Es que como yo vivo por acá, pero te voy a ser honesto mi opinión es que sería beneficioso ser estado de Estado Unidos”, Luis Cruz de 32 años empleado de una tienda minorista.

“Siempre ha sido lo mismo. Siempre se vota en contra de la estadidad porque la gente tiene diferentes opiniones. Para mí se debería votar por la estadidad. Pero la política ha llegado a lo peor especialmente en mi país. Yo ya ni pierdo mi tiempo saliendo a votar porque ya estoy cansado de lo mismo. Viene un gobierno, viene otro y lo que hay es corrupción tras corrupción”, comentó Francisco Morales de 47 años, originario de Arecibo y trabajador en un sitio de guaguas de comida en Kissimmee, Florida.

Muchos boricuas han dicho que se les trata como ciudadanos de segunda clase porque los puertorriqueños en la isla a diferencia del resto de ciudadanos estadounidenses tienen imposibilidad de participar en las elecciones presidenciales y tienen una financiación dispar en comparación con los demás estados.

“Yo pienso que debe ser estado porque así todas las ayudas que tenemos aquí irían para Puerto Rico, por ejemplo, para las personas mayores tienen que venir para acá porque los planes médicos en Puerto Rico no son buenos y siendo estado es mejor estar en su isla que es donde nacimos, nos criamos y tenemos nuestros antepasados”, señaló Mirta Farinacci quien es empresaria en el condado de Osceola y originaria de Ponce, Puerto Rico.

Se cree que al ser una pregunta tan concreta la gobernadora Vazquéz, quien encabeza el referéndum, corre el riesgo de que gane el “no” para la estadidad, sin embargo, Suárez cree que a estas alturas y con tantas crisis que ha enfrentado la isla caribeña no hay nada que perder.

“Este plebiscito no es riesgoso, pues Puerto Rico tiene la espalda contra la pared. El Estado Libre Asociado simplemente no funciona. Debe ser un país independiente o ser parte de la Unión, entre medio de eso, no funciona”, señaló el abogado de Orlando.

Mientras tanto si se aprueba la medida de la boleta electoral, el gobernador nombrará una comisión de siete miembros para representar a Puerto Rico en asuntos y negociaciones relacionadas con el logro de la estadidad. Por el otro lado según el proyecto de ley 1467 del Senado, votar “No” en el referéndum significaría que esa comisión negociaría con el gobierno federal la libre asociación o independencia de Puerto Rico.

La comisión desarrollaría un plan de transición, que el gobernador aprobaría o rechazaría, y presentaría el plan al Congreso y al presidente.

Y aunque los puertorriqueños que viven en los Estados Unidos continentales no podrán votar por la estadidad, sí tienen una gran influencia en legisladores de Florida como los senadores republicanos Marco Rubio y Rick Scott y el representante demócrata Darren Soto quienes pueden impulsar una ley en el Congreso para otorgarle la estadidad a Puerto Rico.

“De verdad no te sé decir. Es que como yo vivo por acá, pero te voy a ser honesto mi opinión es que sería beneficioso ser estado de Estado Unidos”, explicó Luis Cruz de 32 años originario de Aguadilla, empleado de una tienda minorista y quien lleva 18 años en Florida.

Desde 1967, han tenido cinco oportunidades para dar a conocer sus opiniones sobre el estado de los EEUU y cada vez, su voz no ha sido escuchada.  El Congreso no ha abordado el tema después de cada referéndum y los líderes locales a menudo son culpables de usar el referéndum simplemente para obtener apoyo para sus candidatos.

“Debería ser estado para que tenga todos los beneficios y sea igual que aquí”, dijo María Gardall retirada, originaria de Aguadilla y vive en West Palm Beach, Florida.

La medida de la boleta electoral no puede obligar al Congreso de los Estados Unidos a actuar sobre el tema del estado político de Puerto Rico.

“Durante la elección general, que se llevará a cabo el 3 de noviembre, tendrás la oportunidad de votar en el plebiscito para la definición final del estatus político de Puerto Rico”, dijo Carmelo Ríos, senador en Puerto Rico por el PNP. “Porque merecemos tener todos los derechos que poseen nuestros hermanos en los estados, más fondos para educación, salud y seguridad. Esta igualdad solo se garantiza votando sí a la estadidad”.

Tambien te puede interesar

La epilepsia y nuestra comunidad hispana

710,000 latinos han sido diagnosticados con este trastorno cerebral, sin embargo muchos saben poco al respecto Por Angel Hernandez, M.D. La epilepsia es una enfermedad

¡No te pierdas de ninguna noticia y suscríbete a nuestro newsletter!