¿Qué es el trastorno de personalidad antisocial?

¿Qué es el trastorno de personalidad antisocial?

El trastorno de personalidad antisocial es un problema que se agravó durante la cuarentena, La pandemia, el encierro y la poca interacción social fueron algunos problemas que aún persisten hasta nuestros días. Ahora bien, todos ubicamos a los psociópatas, no obstante, ¿sabemos cómo identificarlos? Revísalo en la siguiente nota.

El trastorno de personalidad antisocial es un problema que se agravó durante la cuarentena, La pandemia, el encierro y la poca interacción social fueron algunos problemas que aún persisten hasta nuestros días. Ahora bien, todos ubicamos a los psociópatas, no obstante, ¿sabemos cómo identificarlos? Revísalo en la siguiente nota.

¿Qué es el trastorno de personalidad antisocial?

El trastorno de personalidad antisocial es un padecimiento mental donde una persona posee patrones de comportamiento que se enfocan en la manipulación, explotación y violación de derechos del prójimo. Quienes la padecen se caracterizan por no tener ningún tipo de remordimiento y por creer que sus acciones son por un bien mayor. Este tipo de conductas pueden provocar daños considerables en las relaciones de trabajo y personales, y suele ser delictivo.

Los pacientes con este trastorno  tienden a violar la ley y se convierten en delincuentes durante el paso del tiempo. Entre sus actividades más frecuentes están el:

  • Mentir
  • Ser violentos e impulsivos
  • Consumir drogas y alcohol

Gracias a estas características, quienes la padecen no pueden cumplir con sus tareas y asuntos de ámbito familiar, personal, académico y profesional.

Actitudes piromaníacas y maltrato animal pueden ser, de igual manera, actividades frecuentes en las personas sociópatas.

Síntomas que tienes que ver

Dentro del trastorno de personalidad antisocial existen diferentes y variados síntomas que se presentan y que tienden a ser recurrentes. Entre ellos están:

  • Insensibilidad por el bien y el mal.
  • Mentir y engañar para beneficiarse de los demás.
  • Ser cínico e irrespetuoso.
  • Manipulación social.
  • Arrogancia, egocentrismo y persuasión.
  • Tener problemas con la ley.
  • Ser impulsivo, deshonesto e intimidante.
  • Falta de empatía por el prójimo.
  • Actuar de manera agresiva, perjudicial o negativa sin pensar en las consecuencias para los demás.
  • Tener muchos problemas a la hora de cumplir con deberes, asuntos o tareas personales, académicas o profesionales.

Las personas con este trastorno suelen tener estos síntomas cuando son niños, donde, por circunstancias personales o externas, empiezan con conductas autodestructivas. 

Algunos expertos afirman que la psicopatía se trata de una evolución de la sociopatía, sin embargo, aún sigue sin demostrarse algo al respecto.

Algunas de sus causas

En gran parte de los casos referidos a trastornos mentales, las causas suelen ser externas, fuera del control del paciente, sin embargo, existen sus excepciones. Para ser exactos, algunas de sus causas pueden ser:

  • Genes concebidos durante el nacimiento que se desarrollaron gracias a una vivencia durante el desarrollo. 
  • Durante el desarrollo cerebral se presentaron cambios que alteran su función.

La sociopatía puede tener factores de riesgo que permitan su desarrollo, por lo cual se recomienda tener cuidado en los siguientes aspectos:

  • Padecer un trastorno de conducta infantil.
  • Tener antecedentes familiares donde un integrante tenga la personalidad antisocial.
  • Descuido o maltrato durante la niñez.
  • Una vida familiar poco estable, caótica y muy violenta.

 Según las estadísticas, quienes poseen mayor riesgo de padecer el trastorno de personalidad antisocial son los hombres.

No compliques la situación

Dentro de este padecimiento, se puede suscitar algunas complicaciones que generen mayores incertidumbres y que provoquen un mayor desarrollo de la sociopatía; estas pueden ser:

  • Sufrir de maltrato por parte del esposo o esposa.
  • Consumir alcohol y/o drogas.
  • Poseer conductas homicidas y suicidas.
  • Tener padecimientos pasados de ansiedad y depresión.
  • Encontrarse en un nivel socioeconómico medio o bajo, con pocas probabilidades de atención psicológica oportuna.
  • En casos extremos, pueden morir por comportamientos violentos e, incluso, delictivos.

A diferencia de lo que gran parte de la población cree, la sociopatía no es una excusa para ser inimputables ante el sistema judicial de cualquier país. Por lo cual, debido a ello, cualquier persona que cometa una acción ilegal dentro de este trastorno, podrá tener cargos como cualquier otro.

¿Cómo puede prevenirse?

De manera lamentable, el trastorno de personalidad antisocial no tiene una medida de prevención definida. Quien la padece puede desarrollarla de manera paulatina, dependiendo de sus vivencias durante la niñez y la adolescencia. Usualmente, quienes la poseen no comprenden la dimensión de sus acciones y no crean vínculos empáticos con nadie. Debido a ello no tienen sentimiento de culpa ni remordimientos al aprovecharse de los demás. 

Aquellos sujetos que tienen este padecimiento, no saben o niegan tenerlo, incluso, consideran que sus acciones se justifican por sus intenciones. Así que una prevención no podría darse a corto plazo.

Algunos expertos recomiendan que, para prevenir futuras conductas antisociales, se supervise el comportamiento de los infantes. Si ellos poseen cambios en sus conductas que destacan un trastorno, se debe de llevar el caso con un profesional del área. Por ello mismo, se recomienda constante vigilancia a los menores, desarrollo de un ambiente familiar afectivo y  atender las necesidades emocionales del menor.

Este tipo de acciones podrían disminuir las posibilidades de padecer el trastorno de personalidad antisocial.

Quizá te interese: ¿Sabes qué es el Wellness?